Escribir ciencia ficción

Por un mar de tinta, en un barco de papel…

―¡Capitán! ¡Un lector a proa!
―¡Ya lo veo! ¡Bracead las gavias y el velacho! ¡Templad la mayor! ¡Hacia él a toda vela!
―¡Nos acercamos!
―¡Desplegad las portadas! ¡Que se vean bien los títulos! ¡Añadid marcapáginas personalizados!
―¡No funciona, capitán!
―¡Cargad los cañones con adjetivos, sin escatimar! ¡Fuego a discreción!
―¡Lo hemos tocado!
―¡Rápido, soltad a los reseñistas!
―¿A todos?
―¡A todos! ¡Y añadid presentaciones, firmas y dedicatorias!
―Parece que pierde interés… ¡Se va!
―Ese lector es duro de roer… ¡Atacad con las redes sociales! ¡Sacad de la bodega a los influencers!
―Nada, capitán, ni se inmuta…
―¡No puede ser! ¡Emplearemos el último recurso!… ¡Descuento editorial, un treinta por ciento!
―Se ha ido, capitán… déjelo.
―¡Subid al cincuenta!
―Es inútil, capitán, ya ni se ve…

Este blog utiliza cookies para mejorar tu experiencia    Más información
Privacidad